DIARIO CLARIN: ENTREVISTA A LOS PRODUCTORES EJECUTIVOS DE SHOWMATCH

FUENTE: http://www.clarin.com
Son los productores ejecutivos de “ShowMatch” (El Trece), los hombres de confianza de Tinelli. Tienen Sus celulares encendidos las 24 horas. Dicen que ejercen un “rol terapéutico” con los participantes. Y con el jurado.
Los nombra Marcelo Tinelli. Los participantes. Los familiares de los participantes. El jurado. Los nombran los conductores de los programas que producen. Los conductores de los programas que no producen. Están en boca de todos. Uno con el apodo, el otro con el apellido, a secas, sello que a otros les puede llevar más tiempo. ¿Quiénes son el ‘Chato’ Prada y Federico Hoppe? La respuesta podría tener varias entradas, pero la clave coyuntural los señala como los hombres detrás del fenómeno. Las caras que casi nunca se ven de ShowMatch .

Lo de ‘casi nunca’ viene a cuento porque, desde hace un tiempo, su anonimato público ha perdido la batalla para pasar a ser dos nombres instalados en el medio -por ende en el público- y, cada tanto, la cámara del programa más visto de la TV (a las 22.30, por El Trece) puede ir tranquilamente hacia ellos. De productores ejecutivos a personajes. Y no necesariamente porque ellos lo busquen.
Perfil bajo cuando aparecen en pantalla y timidez asumida frente al grabador, su trabajo los lleva a estar conectados, dicen, “todo el tiempo”. Y ‘todo el tiempo’ , en este caso, es literal: tienen el celular encendido las 24 horas, cuentan en sus casas con el servicio permanente del rating ‘minuto a minuto’ (además de tenerlo en su oficina de Ideas del Sur), hablan por teléfono con Tinelli “diez, doce veces por día si es necesario”, pasan más tiempo adentro que afuera de la productora, dato cronometrado. “Es importante estar a mano en cualquier momento porque en un programa en vivo y diario (menos los miércoles) no se sabe lo que puede pasar: un bailarín se puede lesionar o debe viajar de urgencia o necesita faltar y hay que resolver sobre la marcha. Estar siempre dispuestos es algo que vivimos naturalmente. Hemos aprendido a convivir con eso. Igual tenemos un equipo de trabajo y muchas veces delegamos. Pero estar ubicable por teléfono es una necesidad y una obligación”, entiende Pablo Prada, el hombre que durante el programa se instala en el control.
Su coequiper -quien está junto a Tinelli en el estudio mientras ShowMatch sale al aire- agrega que “por otra parte, nos da placer. Entendemos este trabajo así y lo hacemos de esta manera históricamente, desde que éramos productores de segmento”.
Anécdotas de su disponibilidad sin filtro -acentuada desde el primer Bailando por un sueño -, sobran. Son el nexo, de alguna manera, entre bailarines, jurado e invitados por un lado, y Tinelli por el otro. “Un domingo, por ejemplo, yo estaba por entrar al cine, tipo ocho de la noche, y me llamó Ricardo Fort para decirme que no estaba bien, que no sabía si seguía en el jurado. Esto fue poco antes de su viaje a Miami (se fue a los Estados Unidos porque no se sentía “cuidado”). Me preguntó si podía ir a su casa en ese momento. Lo sentí medio deprimido… Y, obviamente, dejé de ir al cine y fui a charlar con él”, comparte sin reparos Hoppe, quien desde hace unas semanas aparece mayor tiempo en pantalla, por iniciativa de Tinelli (ver Bendito tú eres ), como víctima de un simpático juego de seducción.
La exposición que están teniendo, ¿les suma o les resta? Prada: La gente del medio hoy nos conoce… Puede ser que nos sume, lo cierto es que nos sorprende.
Hoppe : Yo no soy conciente de eso, no me lo planteo mucho. Sí me pasó hace un tiempo, cuando era coordinador de producción y Marcelo quería que el coordinador estuviera en el piso, que empecé a notar que la gente me reconocía por la calle. Capaz me había dado de comer un alfajor en cámara o jodía conmigo al aire… Y al principio fue fuerte porque nosotros venimos de un palo formado absolutamente detrás de cámara. Tenemos claro que la pantalla es para el artista y lo nuestro es una consecuencia del programa.
Prada: Es un juego y tiene que ver con la dinámica que plantea Marcelo con su entorno.
Más allá de que su imagen comience a ganar familiaridad, lo suyo, lo saben, transita con mayor naturalidad por el carril del ‘detrás de escena’ , con los problemas como obstáculo diario a sortear. “Hace poco, domingo a las 11 de la noche, me llamó Sabrina Rojas para avisar que debía viajar de raje a Mendoza por un tema familiar. Y ella bailaba el lunes. Y de 11 a 1, entre los tres, armamos el reemplazo.
Coki -la pretendiente de Tinelli en la historia de ShowMatch , que ya estaba en sus cabezas como ‘posible reemplazante’ – se puso a ensayar a la mañana siguiente. Le adelantamos la participación a otro que bailaría el martes y así se va armando”, detalla Hoppe.
“Trabajamos de un modo similar al del periodismo y eso es muy estimulante”, completa Prada. Y grafica: “Nosotros funcionamos como una especie de directores técnicos de fútbol. Contamos con un gran equipo de trabajo y ante un imprevisto ya sabemos dónde encontrar las soluciones. Si alguien se lesiona, en nuestras cabezas ya hay varios precalentando. En el caso de Coki , por ejemplo, sabíamos que se iba a bancar la pista”.
La charla los encuentra en su oficina de producción -que de noche se convierte en camarín de Graciela Alfano, otra de las voces que más suena en sus celulares-, con dos Premios Clarín Espectáculos y tres Martín Fierro. Con la vertiginosa planilla on line del rating convocando su atención de reojo. Con cinco televisores encendidos, dos en Este es el show , en el que se van viendo cosas que, unos minutos antes, ellos ordenaron por teléfono. El de las tardes de El Trece (lunes a viernes a las 14.30) es uno de los cuatro programas que tienen al aire, junto al tanque imbatible de las noches, La cocina del show (sábado a las 13.30) y Sábado show (a las 17.30). También son los productores ejecutivos de Preparen, apuesten, juego , el humorístico de Freddy Villarreal que se emitirá una noche por semana.
Con 55 personas a cargo y “solteros los dos” -confía el ‘ Chato’ -, reconocen que “que estemos siempre predispuestos no significa que estemos permanentemente en la trinchera. Tenemos nuestros tiempos para la familia, los amigos, la diversión, el descanso”.
Más alla de la producción, ¿cómo se puede definir su rol con los participantes y el jurado? Hoppe : Desde lo humano, digamos que tenemos un rol terapéutico.
Prada : El es Freud y yo, Lacan.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: